Verónica Pazos García nació un 20 de abril, como la canción, aunque en el 95 y no en el 90. Leyó la Ilíada de pequeña y dice que todo ha ido un poco así desde entonces. Le gustan los volcanes y el Cid, siendo este último el culpable de que se graduase en Lengua y Literatura Españolas en la Universidad de Santiago de Compostela, para luego completar sus estudios con un máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria y otro sobre Estudios Medievales Europeos, desde el cual espera acceder a un doctorado sobre cantares de gesta. Actualmente compagina los estudios con su trabajo como profesora de secundaria.

En 2018 participó en la antología poética La dalia violeta y en la de cuentos fantásticos El corazón de Ixchel, con un relato sobre la figura asturiana del busgosu. En 2019 resultó seleccionada en la antología de ciencia ficción Alucinadas V, donde participa con un relato corto ambientado en Sumeria y en ese mismo año publicó En el camino a Xanadú, su primera novela.