Tami Sánchez llevaba toda la vida soñando con dragones, príncipes y sombreros mágicos (por ese orden) cuando se dio cuenta de que la mayoría de sus historias preferidas podrían haber contado más, dado más detalles y especificado a qué tipo de final feliz se referían. Inquieta por estas dudas, empezó a escribir sus propias historias, donde se prometió que jamás faltarían esos detalles.

Vive entre la tierra y el mar, en un pequeño paraíso de las Islas Canarias, y está segura de que la Atlántida está bajo sus pies (solo hay que tener mucha imaginación para verla… y tal vez un poquito de locura).

NOVELA: RAGVALA (disponible)